27 Jul Conservar el patrimonio histórico – Toni Tejón

Fotografía aeronáutica la llaman pero a mi me parece demasiado pomposo y prefiero llamarla solo foto de aviones y su mundillo. Y aquí como en todas las facetas de la fotografía se llega por la pasión aparte de una fascinación tan infantil como ancestral del hecho de volar o los medios con los que conseguirlo. Y mi particular forma de entender esa pasión me lleva mas a los aviones históricos, motores de estrella, biplanos, hélices, etc… que a los modernos reactores de línea regular, a no ser que sean reactores militares que son un tema aparte. El romanticismo que emanan estos aparatos y el aporte histórico de una de las carreras tecnológicas más rápidas del hombre, me tienen completamente cautivado. No olvidemos que desde el primer vuelo de los hermanos Wright hasta que se puso un pie en la luna solo pasaron unos 60 años.

Eso me llevó a hacerme socio de la Fundació Parc Aeronàutic de Catalunya para aportar mi ínfima colaboración en la conservación y restauración de aparatos, y difusión de la cultura aeronáutica de este país. Que en estos momentos está muy mal tratada por parte de los organismos oficiales dicho sea de paso. Y mi forma de colaborar con la fundación es la de fotografiar los aparatos de la colección, realización de imágenes para el calendario anual, tanto mías como restauración de fotos antiguas e impartir dos veces al año un taller de foto nocturna con los aviones de la fundación. También alguna sesión de fotos “aire-aire”. Pero como